DEVOCIONALES: Desarrolla tu Fe en Cristo.

Lunes 10 de diciembre  de 2018

Nuestra fe tiene un autor, un origen. Desarrollarla solo tiene que ver con acercarnos a ese diseño original para el ser humano. Todo es por él y para él.

  • Todo cobra sentido en Cristo (Colosenses 3:1-3).

El señor Jesús es el fundamento de nuestra fe, y sin él nada tiene razón de ser. Como creyente, este un punto fundamental a reconocer. Por la fe podemos lograr muchísimas cosas, así como otros lo hicieron antes de nosotros; pero ninguna tendrá sentido fuera del objetivo de glorificar a Cristo, y que él se forme en mí.

La razón de que seas salvo, es por su amor, y que se entregó a tu favor. El motivo por el cual eres bendecido, es porque él está en el trono, y ha determinado esto para tu vida. La causa de todos nuestros esfuerzos y compromisos, es para adorarle. Si algo recibes, es para honrarlo con tu vida. Toda la creación encuentra en él a su creador y sustento (Juan 1:1-2).

—————————————————————————————————————–

Martes 11 de diciembre de 2018

  • El sentido de la historia está en el presente (Heb. 11:1-40).

Todo lo que está escrito en el antiguo pacto, y todos los acontecimientos históricos pasados, tenían como propósito llevar a término la obra de salvación de Jesucristo (Gal. 4:4; Efesios 1:10). Por lo tanto, todas las cosas que por la fe hoy podemos vivir y experimentar, son las que dan razón de ser a esa palabra y mensaje.

El autor de hebreos lo deja bien en claro: por la fe, los antiguos vivieron cosas extraordinarias, y aun así, vieron de lejos lo que para nosotros hoy es una realidad presente. El Espíritu Santo habitando en nosotros, el cielo abierto, el pecado vencido. Por eso, aunque la historia nos resulte atractiva, y nos deje enseñanzas, es solo un símbolo de aquello que hoy nosotros podemos vivir intensamente. Todo lo que se habló y prometió ya está listo, para que lo experimentes.

——————————————————————————————————————

Miércoles 12 de diciembre de 2018

  • El sentido del presente está en la eternidad (Gálatas 2:20; 2Corintios 1:20-22).

Todo lo que estamos viviendo hoy, lo extraordinario de tener el cielo abierto, y al Espíritu Santo en nosotros, es real, pero es solo una muestra de lo que vamos a vivir en la eternidad.

Por eso, creemos en la sanidad, y vemos milagros sorprendentes. Pero en la eternidad no hay enfermedad. Creemos en la provisión de Dios, y en su prosperidad; pero en la eternidad no hay ningún tipo de escases o necesidad. Estos son solo ejemplos, de aquello que Pablo llama “Las arras del Espíritu”.

Es el sello de autenticidad, de manera que la Palabra no es solo algo escrito, sino algo actual y con poder real sobre todo. Es La capacidad de, por medio de la fe, traer a la realidad y al presente aquellas cosas que naturalmente son imposibles, pero que en la eternidad son absolutas (Salud, vida, autoridad, prosperidad, paz, etc.). Hoy, lo hacemos por medida, pero en la eternidad será en total plenitud.

—————————————————————————————————————————–

Jueves 13 de noviembre de 2018

  • Todo poder, autoridad y gloria están en Cristo (Efesios 1:15-23).

En la imaginación del mundo, Dios y el diablo están luchando una pulseada por los hombres. Debemos reconocer que a veces, aun los creyentes parecen creer eso. Interpretar nuestro combate con las tinieblas como una lucha de igual a igual es un error. Cristo en la cruz ya venció, y en su resurrección ya fue puesto sobre absolutamente todo. Ahora, estamos en proceso de que el evangelio sea conocido por todos los pueblos y generaciones, antes que satanás sea finalmente aplastado, y todas las cosas restauradas (Romanos 16:20).

Pedimos al Espíritu Santo nos de revelación e inteligencia espiritual, para comprender cabalmente lo que esto significa. Por supuesto que tenemos combates, pero el resultado no depende de nuestras fuerzas, o de las del enemigo, sino de nuestra perseverancia y entendimiento de la autoridad de Cristo sobre todas las cosas (1Juan 5:4).

 ——————————————————————————————————————————

Viernes 14 de diciembre de 2018

  • Cristo le ha dado esa autoridad a la Iglesia (Efesios 1:15-23).

Si entendemos lo expuesto anteriormente, ahora añadimos otra verdad, que te llenará de gozo: La autoridad de Cristo, ha sido delegada a la iglesia. Y eres parte de la iglesia. Por eso, aprendemos por la fe, que cualquiera sea la oposición o combate que enfrentes, si lo haces en tu nombre, con tus fuerzas y herramientas, tienes pocas posibilidades; pero si lo haces bajo la guía del Espíritu Santo que está en ti, en comunión con su cuerpo que es la iglesia, ya no es según tu autoridad, sino según la de Cristo.

Esto quiere decir, que cuando el enemigo, o las circunstancias se enfrentan a ti, en realidad lo hacen con el Señor. Y él ya es victorioso, y por eso nosotros también. Claro, no es conforme nuestros deseos personales, o con fines egoístas, sino bajo su propósito y voluntad. Y su voluntad es perfecta y hermosa para nosotros. Adelante, que tu fe se afirme con estas verdades.

——————————————————————————————————————

Sábado 15 de diciembre de 2018

  • ¡Lo prometido ya está establecido! (Hebreos 9:11).

Las historias de la antigüedad son emocionantes sin duda. También son edificantes, y tienen revelación acerca del Señor. Pero ninguna historia, ninguno de esos hombres y mujeres de fe de la antigüedad, ninguna promesa, se compara a la realidad presente de la iglesia de Cristo.

Lo que para Abraham, David, Isaías, Elías y otros fue una promesa a futuro, para ti es una realidad actual y total. Cualquier situación que enfrentes, el Espíritu Santo está en ti, y la autoridad de Cristo está a tu favor. Ríndete al Señor, confía en él y pon en marcha tu fe.