DEVOCIONALES: La Oración.

Lunes 19 de febrero de 2018

Acción  Establecida

Mt. 6:5-13

La oración es una de las leyes más importantes del Reino de los Cielos. Consiste en la ACCIÓN de HABLAR CON DIOS, es un directo ida y vuelta con el Creador.

Para poder decir que algunas personas tienen comunión entre ellas, debemos haberlas visto al menos conversar… aunque en realidad, esto es muy básico, porque la verdadera comunión no es sólo conversar, sino pasar tiempo de calidad juntos; andar juntos, en compañía, en ayuda; y conocer de cerca qué situación está pasando el otro…. Las personas que están en comunión, llegan a pensar y hasta actuar de la misma manera, y éste debe ser el ideal de todos los hijos de Dios; “pensar y actuar como Jesús lo haría”. La oración, como práctica establecida por Dios, es el modo en el que inicialmente conversamos con Dios, hasta que aprendemos a disfrutar de su compañía, y comenzamos a experimentar cada vez mas ganas de estar en su Presencia.

La Oración, un aspecto básico y fundamental de la comunión con Dios.

Ampliando: ¿Tienes tus momentos diarios de oración? Todos los días hablemos con el Creador.

—————————————————————————————————————–

Martes 20 de febrero de 2018

Acción  Requerida

2Cr. 7:14; 30:9; Is. 48:11; Mt. 6:5-13

El Señor ordenó que oremos sólo a Él, pues no dará su gloria a otro. Desde el antiguo testamento, podemos observar que el Señor pidió a su pueblo humildad, obediencia y que oren; que busquen su rostro. En el mismo versículo promete oír desde los cielos, perdonar sus pecados y sanar su tierra. También dice que Jehová es clemente y misericordioso, pero si estamos atentos a Él. En el nuevo testamento, Jesús mismo enseña cómo debemos orar, y primero reconocer que Dios está por sobre todo (v.9), dejar las situaciones en sus manos, para que Él haga Su Voluntad (v.10), y después de todo esto recién pedir lo que necesitamos, pero a la vez tomando el compromiso de ser bondadosos también nosotros con nuestros semejantes (v.11-13). Que nuestra oración no sean sólo palabras, sino que nos comprometamos y actuemos.

Dios mismo fue quien ordenó que oremos a Él.

Ampliando: Al orar, no sólo estamos hablando con Él, sino que estamos obedeciendo uno de sus mandatos.

——————————————————————————————————————-

Miércoles 21 de febrero de 2018

Acción Canalizada

Jn. 14:12-14; 15:7,16; 16:23, 24, 26, 27

Es cuando se establecen motivos específicos a los cuales canalizamos nuestras oraciones. Constantemente oramos por algún motivo en conjunto o individual; orientar nuestras oraciones hacia esos motivos particulares es un aspecto fundamental en la práctica de la oración. Dios siempre nos escucha, y está listo a responder; mas debemos tener en cuenta:

1- Creer en el Señor (esto es tener una fe sincera en Él)

2- Permanecer en el Señor (ser ejemplo a los demás de firmeza a pesar de las pruebas que pasemos)

3- Que sus Palabras permanezcan en nosotros (que atesoremos cada enseñanza, palabra, experiencia y corrección recibida)

4- Que llevemos fruto (obedeciendo la gran comisión)

5- Que nuestro fruto permanezca (que discipulemos bien a quienes alcanzamos)

6- Que nos amemos unos a otros.

Cuando oramos a Dios por motivos específicos, estamos canalizando nuestra fe.

Ampliando: Tengamos en cuenta el reconocer a Dios primero, agradecerle y tratar de cumplir con éstos pasos antes de pedir.

—————————————————————————————————————————–

Jueves 22 de febrero de 2018

Acción Radicada

Is. 56:7; Dn. 6:10; Mr.11:17

Decimos que la Oración, es una acción radicada, cuando se establece un lugar específico para orar. Hay muchos ejemplos en la Palabra como Noé, que edificó un altar para adorar a Dios al bajar del arca; Abraham, que edificaba un altar en cada lugar donde estaba, y Moisés que también edificó altar. En 1Reyes 8 y 9 y 2Crónicas 6 y 7 leemos cuando Salomón dedica el Templo como casa de oración; también, en Isaías dice del templo “…será llamada casa de oración para todos los pueblos…” y el ejemplo de Daniel en Babilonia, que oraba en su cuarto con las ventanas abiertas hacia Jerusalén. Hoy en día, el Templo “Casa de Dios” es casa de oración; por eso tanta cantidad de cultos en la semana… Para que Dios sea alabado, y nunca falte adoración en SU casa.

El templo es el lugar preparado para buscar de Dios, pero ante la “necesidad”, no esperes estar en el templo para adorarle!!

Ampliando: ¿Podemos hablar con Dios en otros lugares?¿en qué lugares?. Nosotros mismos somos templo. 1Co. 3:16; 6:19.

——————————————————————————————————————————

Viernes 23 de febrero de  2018

Acción evidenciada en hechos

Ex. 14:13-16; Is. 58; Os.6:6

La vida cristiana es práctica… no sirve decir y no hacer. No es sólo orar, sino que debe acompañarse con hechos. En el texto citado encontramos al pueblo de Israel frente al mar Rojo, y los egipcios acercándose… Moisés, tranquiliza al pueblo e invoca el Nombre de Jehová; y Dios le responde: “…Di… que marchen”. Llegó la hora de creer, más aún, de demostrar con hechos  que creían en Dios. En Isaías y Oseas, el Señor está reprochando al pueblo el ayuno falso que hacían y los sacrificios superficiales, y les dice que el verdadero ayuno es la misericordia para con el desnudo y el hambriento, y que prefiere la misericordia en vez de sacrificios; pues no estaban siendo sinceros en su arrepentimiento. En la actualidad no hacemos sacrificios, pero sí hay muchos cristianos que sólo oran y no caminan…

El ejemplo de Jesús fue el servicio; debemos imitarle. El que no vive para servir, no sirve para vivir.

Ampliando: Estás en una Iglesia que tiene muchos espacios para que te desarrolles en el servicio… no lo desaproveches!!!

——————————————————————————————————————————-

Sábado 24 de febrero de 2018

Acción Divinamente dirigida

Ro. 8:26,27

Escuché muchos testimonios de gente que oró sin  saber porqué… algunos se despertaron por la noche, con la necesidad de orar por alguien y luego se enteraron de la necesidad que la otra persona estaba pasando. Éste tipo de situaciones tiene una sola explicación, es una oración dirigida por el Espíritu Santo. Nosotros, generalmente oramos por las necesidades que conocemos, por las que vemos, o por las que pasamos; pero estamos limitados en tiempo y espacio. La oración en el Espíritu no tiene límites geográficos, ni culturales, ni de tiempo, y lo Divino de éste diálogo en el Espíritu es que de pronto nos encontramos orando y batallando a favor de algún hermano, o por alguien que ni siquiera conocemos en la China; o por algo que falta un tiempo para que suceda y el Señor nos está alertando…

Para que nuestro espíritu pueda ser guiado por el Espíritu Santo sin interferencias, debemos velar por nuestra comunión con Él y por nuestra santidad.

Ampliando: ¿Qué consejo se le da a los esposos para que sus oraciones no tengan estorbo? (1P. 3:7)